Al son de Sarriegui

El mes de Febrero ha llegado y su primer fin de semana en San Sebastián suele ir acompañado de las composiciones musicales del maestro Raimundo Sarriegui.

Entre los tambores del día de San Sebastián y los colores y alegría del Carnaval, disfrutamos de un fin de semana de festejos que no es tan multitudinario.

El temporal Helena se sumaba a la fiesta, con una previsión metereológica que nos iba a hacer luchar contra viento y marea.

La mañana despejada del viernes nos ofrecía una vista ‘desnuda’ de la Noria, ya que por precaución y ante la amenaza de fuertes rachas de viento, la despojaron de sus góndolas.

El sábado por la noche llegaron a la ciudad los Caldereros de la Hungría. Enviados por el Dios Momo y a golpe de sartén y martillo acamparon por las calles anunciando la llegada del Carnaval.

Miembros de la Comparsa Tradicional se preparan para acudir al Campamento de la Plaza de la Constitución.

San Sebastián fue lugar de paso, parada y fonda de diferentes tribus nómadas, artesanos que reparaban utensilios y cacerolas de metal. El día de la Candelaria de 1884 algunos donostiarras quisieron conmemorar o imitar la llegada de estos caldereros y Sarriegui compuso varias piezas para la ocasión.

La Comparsa Primitiva cambiaba la ubicación de su Campamento estableciéndolo en la Basílica de Santa María.

El domingo la música de Sarriegui volvió a inundar las calles y las comparsas de Inudeak eta Artzaiak bailaron a su son. Este día recuerda el galanteo entre nodrizas y pastores cuando éstos últimos venían a la ciudad. Un desfile en el que cada composición de Sarriegui va acompañada de una pequeña representación que muestra los diferentes momentos del cortejo y escenas cotidianas de las nodrizas y los bebés que cuidan.

Pieza musical ‘Comparsa de Nodrizas’
Foto de Archivo de la edición de 2018 de San Sebastian Region.

Hoy lunes poco a poco todo vuelve a la normalidad. El mar está en calma, hemos visto el sol y la Gran Noria ha recuperado su actividad.

¡Bienvenido Febrero!

Un comentario sobre “Al son de Sarriegui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *