La Gran Manzana

La Gran Manzana, la ciudad de los rascacielos, de los sueños, de los musicales, la que nunca duerme… La ciudad del mundo mitificada por el cine, la televisión, la literatura, la música… Creo que ha quedado claro que hablamos de Nueva York, New York, NYC.

No es mi primer viaje a esta aglomeración urbana, una de la más grandes del mundo, y aunque sí que es cierto que la primera vez nunca se olvida, no ha dejado de sorprenderme y enamorarme en visitas posteriores.

Una semana en la que la lluvia estuvo presente en todo momento, pero como se suele decir:

Al mal tiempo buena cara

Es hora de callejear, perderse por sus barrios, ir de compras, descubrir restaurantes… bucear por Manhattan

 

En el sur de Manhattan encontramos los barrios étnicos Chinatown y Little Italy.

Soho, South of Houston Street, con sus fachadas características.

Comenzó siendo un barrio bajo e industrial conocido como Hell’s Hundred Acres. Sus fábricas se fueron transformando en lofts y estudios y pasó a ser un vecindario de artistas que acabaron mudándose a otros barrios con el aumento de las rentas.

TriBeCa, Triangle Below Canal Street, es el barrio bohemio y cuenta con un festival de cine propio, TriBeCa Film Festival.

Ir subiendo por Broadway hasta su cruce con Fifth Avenue y seguir hasta Central Park y el Upper East Side.

 

Dos emblemas de Nueva York, el reloj dorado de Fifth Avenue y el Flatiron Building.

 

El camaleónico espacio del Rockefeller Center… ¿Terraza o Pista de Patinaje sobre Hielo?

 

El corazón de Manhattan… Miles de luces, anuncios publicitarios gigantes y la marea humana se concentran en Times Square.

 

Un pequeño Parque de Atracciones en Central Park.

 

La fuente y terraza Bethesda son el corazón de Central Park.

En Chelsea sube las escaleras al parque elevado The High Line. Acércate a la orilla del Hudson River y sigue su curso por diferentes muelles, espacios deportivos, pequeños puertos entre rascacielos hasta llegar a Battery Park. Desde aquí puedes visitar Wall Street, The World Trade Center, The City Hall y no te olvides de ir al Pier 17.

Construido sobre una antigua línea de tren, es visita obligada desde su apertura en 2009… The High Line, un parque elevado en West Side Manhattan.

 

Paseando por la orilla del Hudson River.

Accede a Brooklyn en metro y vuelve cruzando el puente andando o a la inversa. Un paseo por Brooklyn Heights Promenade y por supuesto baja a los muelles; pero si quieres aventurarte un poco más, acércate a Prospect Park y Grand Army Plaza.

 

Los puentes de Brooklyn y Manhattan entrelazados.

 

Manhattan desde el otro lado del East River. Un skyline vivo, que se reinventa, y que nunca volverá a ser el mismo.

 

Cerca de Prospect Park, en Grand Army Plaza se encuentra Bailey Fountain. Financiada por el matrimonio Bailey en 1932 hoy es lugar de reunión y escenario de reportajes fotográficos de bodas.

Si hace unos años me hubieran preguntado por islas de Nueva York mi respuesta habría sido: Liberty Island y Ellis Island… lo que todos conocemos; pero en este viaje he descubierto más…

 

Roosevelt Island

Vista de Manhattan desde Roosevelt Island.

El puente de Queensboro une Manhattan con Long Island pasando sobre Roosevelt Island; una pequeña isla a la que se puede llegar en tramway. Un trayecto de apenas 5 minutos por el módico precio de un viaje de metro te permitirá disfrutar de unas vistas diferentes de Manhattan sobrevolando el East River.

Antiguamente se llamaba Wellfare Island Isla del Bienestar… pero no os confundáis… nada que ver con la idea que tenemos hoy en día; recibía este nombre porque albergaba una prisión, hospitales y un manicomio.

Tres kilómetros de Norte a Sur y una vía principal, Main St., donde se encuentran las principales tiendas y restaurantes.

El Parque Franklin D. Roosevelt Four Freedoms al Norte y un faro del siglo XIX al Sur.

Con todo el cine que se ha grabado en Nueva York, Roosevelt Island no podía faltar entre sus localizaciones; su teleférico es el que Spiderman rescata cuando el Duende Verde deja colgando la cabina llena de niños.

 

Governors Island

Manhattan misteriosa, oculta en la niebla… vista desde The Hills en Governors Island

Desde Battery Maritime Building, al Sur de Manhattan, se coge el Ferry a Governors Island. Su nombre data del siglo XVIII cuando la isla era de uso exclusivo de los gobernadores reales de Nueva York; posteriormente fue base de los guardacostas de Nueva York y hoy en día se ha convertido en un espacio dedicado al ocio de los neoyorquinos: exposiciones al aire libre, conciertos, festivales.

Una pequeña isla, con forma de helado, que se puede recorrer en bici o a pie y desde la que disfrutarás de unas vistas diferentes del skyline de Manhattan, el de Brooklyn y la Estatua de la Libertad.

Diferentes formas de llegar hasta ella… Desde Governors Island se puede disfrutar de esta vista de la Estatua de la Libertad. ‘La Libertad iluminando el Mundo’ es su nombre original. Un regalo del gobierno Francés en el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos; su mirada se dirige al Este, hacia Francia, en agradecimiento.

Si quieres tranquilidad acércate un día de labor, pero si lo que buscas es diversión entonces tendrás que esperar al fin de semana.

 

 

Top of the Rock en Rockefeller Center

Rodeados de tantos rascacielos no puedes abandonar esta ciudad sin subirte a las alturas… El emblemático Empire State Building con sus dos observatorios en los pisos 86 y 102. Otra opción es Top of the Rock en el Rockefeller Center; desde el piso 70 tendrás una vista inmejorable del Empire State. Y no podía faltar la torre homenaje, Freedom Tower, su One World Observatory se encuentra entre los pisos 100 y 102 ofreciendo unas vistas de vértigo.

 

 

 

Oculus y Freedom Tower

Me despido de Nueva York con mucha pena y unas fotografías grises de recuerdo, pero siempre con la esperanza de volver algún día 😉

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *