Un Rincón para Ti

Un rincón italiano de moda para mujer en el centro de San Sebastián.

Karmele Egues, donostiarra, nació y se crió, como ella misma dice, entre trapos. La empresa de importación de moda que su tía dirigía fue su cuna, una gran escuela. Especializados en la importación de colecciones italianas formaban parte de un reducido y selecto grupo de importadores nacionales que contaban con una feria propia. Aquí aprendió todo lo necesario sobre tejidos, disfrutó de las calidades que ahora mismo no se encuentran o únicamente a precios muy altos… Sedas de 6 hilos, alpacas, mohair, sedas mezcladas con viscosas y lanas creando tejidos nuevos… unas combinaciones fantásticas. Conoció a grandes diseñadoras y los tejidos se firmaban como símbolo de exclusividad dándoles un prestigio que evidentemente se traducía en un alto precio.

Durante 30 años trabajando en importación ha conocido tantos nombres, tantas marcas, que no cree en ellas como tal.

‘El marketing hace renacer y morir a las marcas, rebautizan a quienes ya habían desaparecido y deciden que vuelvan al mercado; y lo mismo les hacen desaparecer.’


Este movimiento continuo le hizo creer más en el producto en sí, en la calidad de la prenda, el tacto del tejido… para ella es algo imprescindible; necesita tocar, probarse las prendas, ver como encajan. Así que, hoy en día, a pesar de la fuerza que tiene Internet, a ella le resulta muy complicado comprar on-line.

Al trabajar en una importadora conocía ambos lados del mostrador.

Como compradora…

participaba en la selección de prendas, asistía a ferias en Italia y alguna que otra en Francia. Una época dorada para la moda, las ferias eran todo derroche, lo mismo estabas mano a mano con Cavalli que tenías un Rolls Royce como escaparate en el stand de al lado, las mejores marcas a nivel internacional estaban presentes. En España, se celebraba Animoda, con la flor y nata de las tiendas españolas. Un tiempo en el que primaba la exclusividad, lo selecto, y una marca no podía trabajarse más que en una o, como máximo, dos tiendas por ciudad.

Como vendedora…

movía 8 o 9 colecciones a la vez por las tiendas. Conocía a sus clientes, las posibilidades de cada negocio y las ventas realizadas en la temporada anterior. De la misma manera, conocía a sus proveedores y el producto para poder aconsejar qué elegir de cada uno de ellos.

Durante tres décadas se ha empapado de tejidos. Defiende los nobles y humildes frente a los sintéticos. Cómo reaccionan ante los colores, cómo se limpian, cómo sientan, transpiran… un tejido natural implica muchas cosas. Su preferido: el algodón. En contrapartida, también hay que ser conscientes de las alergias de hoy en día, del ‘esto me pica’ -que a mí me suele pasar- y por supuesto, los altos precios… y no queda más remedio que rendirse a la evidencia. A pesar de ello, Karmele insiste en que el tacto de los tejidos es primordial a la hora de elegir una prenda y que existe un gran abismo entre unos y otros.

Llegó la crisis y huyó de la moda, cinco años alejada de ella… un periodo de malestar anímico; doce meses trabajando en una tienda pequeña entre telas y papeles que le ayudó a ser ella de nuevo; y una temporada representando comercialmente una marca americana de cosmética. Mary Kay le brindó la oportunidad del trabajo en equipo y volver a coger ritmo. Le encantaba estar con la gente, hacer contactos, compartir… pero sinceramente reconoce que no era su profesión y no podía asesorar a sus clientes sobre algo que no dominaba.

Paralelamente su hermana continúa con la importación de moda pero a otra escala y Karmele le acompaña en un viaje. Y éste, en el año 2016, fue el momento de la concepción de Un Rincón para Ti. Una asociación de ideas: el estilo de venta de los cosméticos adaptado al mundo de la moda, lo que ella realmente conocía. Se podría decir que es un showroom dirigido al usuario final o una tienda privada con asesoramiento en moda italiana y atención personalizada.

Primer logo de Un Rincón para Ti

Acostumbrada a trabajar en este mundo, con grandes colecciones y conocedora de la moda y producto italiano, lo extrapoló todo a un nivel más sencillo y con una selección de prendas montó un espacio cómodo en un piso en el centro de San Sebastián. Con la ayuda de su colaboradora, Marta Kohlmann, se hicieron con una clientela fija.

Pasaba el tiempo y muchos eran los que le incitaban a abrir el negocio a pie de calle pero eso le asustaba, y por otro lado, no quería perder esa intimidad, la atención personalizada que algunas de sus clientas tanto valoran porque no les gusta ir de compras o simplemente quieren que les solucione su armario de temporada.

En 2018 nos sorprende con un cambio de imagen y la apertura de su tienda en c/.Triunfo, 2. Gracias a la decoración ha conseguido trasladar también lo que ella tanto temía perder. Para momentos de compras privadas, cierra la tienda y la convierte en un gran probador. Mantiene la intimidad pero sin perder lo que todo negocio quiere: trabajar más, ampliar cartera de clientes… Un rincón en el que todas somos bienvenidas porque todas sumamos. Un rincón que se abastece de la buena clienta, la habitual, la clienta de rebajas, la que pasaba por ahí, la que compra una camiseta…

El saloncito rojo de Un Rincón para Ti

Karmele es cáncer, con un deje romántico, lunático, cursi y, le encantan los rincones. Buscaba un espacio que fuera el tú a tú, la cita previa, el estar a solas… pero este rincón no era para ella sino para nosotras… Un Rincón para Ti. A veces piensa que es un nombre largo pero es el que eligió en 2016 y va con ella, ya nada puede cambiarlo aunque sí darle un nuevo aire. El nuevo logo comenzó con una idea muy moderna pero en la siguiente propuesta se identificó totalmente. Transmite muchas cosas, es una imagen sofisticada, femenina, romántica, incluso se ve reflejada a sí misma en la pose de apoyar la barbilla en la mano… y el sombrero, le apasionan… no había nada más que decir, captaron la esencia al 100%.

En la decoración de la tienda ha introducido pinceladas de su vida: el armario que había en casa de su madre, el espejo que tenía en su habitación, material que viajaba con ella cuando trabajaba en la importadora… y cuando veas una percha colgada en la pared con su marco y todo, no pienses que se trata de una excentricidad; es el homenaje que Karmele le hace a su tía; la percha, de los años 70, pertenece a la primera colección que trabajó.

La percha homenaje a su tía sobre el armario que trajo de casa de su madre.

Un detalle que le hace recordar con cariño cómo utilizaba las cartas de colores de esta casa para vestir a sus muñecas; no sabía coser pero se las arreglaba atando nudos, poniendo imperdibles, con un botón conseguía un drapeado… un aprendizaje que al parecer sigue poniendo en práctica. Hace poco una clienta le definió como ‘una buena tuneadora de ropa’.  Le encanta dar soluciones donde hay una opción fácil de encontrar, no le gusta modificar prendas pero sí tunearlas.

Nos ofrece moda italiana femenina porque es con lo que nació, la que más conoce y domina a nivel de confección y tallaje. Ha trabajado con moda francesa pero nunca han terminado de encajar. Incluso cuando visitaban las ferias francesas acababan en los stands italianos.

Karmele cambiando maniquíes

‘Dentro de una moda hay estilos diferentes, ciertos formatos, tendencias; evolucionamos y cambiamos.  Como en una escalera, el diseñador crea un producto, lo que vemos en pasarela, y no te preocupes por el ‘cómo te vas a poner eso’ porque por detrás hay cientos de colecciones que lo van a limpiar, moldear y comercializar para que termine en una tienda y muchas veces incluso hasta mejorado porque se pule esa primera creación.’   

Cuando viaja a Italia cada temporada, lo hace apasionadamente, abierta a todo lo que le puedan ofrecer y dispuesta a aplicarlo… porque los italianos son muy sobrios pero van todos a la moda.

También apuesta por las colaboraciones; el calzado que veas en su tienda es de la zapateria Ainhoa Etxeberria


‘En la época del negro todas vestían de negro riguroso y el negro es negro pero vas paseando por Milán y ves que el abrigo baila, el bolso brilla, la bota tiene un no sé qué… y piensas: ¡y va de negro!… ¡y no lleva nada!… ¡y está estupenda! Que parece que es, bueno, me he vestido de negro y vale todo, no?  Pues hasta para eso son diferentes. Aceptan la evolución de la moda de una forma sobria, elegante y fácil.’

Se emociona tanto que pasaría horas y horas hablando de Italia, su moda, sus tejidos, su pasión…

Y así de apasionada es con todos los proyectos. Recientemente ha impulsado la creación de una cuenta de Instagram @barriosanmartinss con el fin de dar a conocer los comercios y servicios de esta zona; un triángulo delimitado por las calles Easo, San Bartolomé y Zubieta.

Seguro que si me quedo un rato más por aquí se le ocurrirá alguna otra idea 😉 pero ha llegado la hora del cierre.

No lo olvides, acércate a conocer el saloncito que Karmele ha preparado con mimo para que disfrutemos de la moda italiana.

10 comentarios sobre “Un Rincón para Ti

  1. Enhorabuena,está claro que la energía no se destruye,se transforma… tú eres un ejemplo vivo,libre y auténtico de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *