Ya tenía ganas de decirte ‘hasta nunca’

Si pudiera borraría el 2020 de la memoria pero la historia es la que es.

Nunca creí que llegaríamos a vivir una pesadilla como ésta, nunca pensé que el mundo podría pararse, nunca consideré tal opción, ésto solo ocurría en las películas catastrofistas. Pero la vida sigue, a un ritmo diferente, con unas costumbres distintas, hemos cambiado… ¿volveremos a ser los de antes?

Creo que todos tenemos ganas de darle una patada a este 2020 que hace un año recibíamos con los brazos abiertos y buenas vibraciones. Supongo que los propósitos y objetivos para el nuevo año se resumen en una palabra… 𝙨𝙤𝙗𝙧𝙚𝙫𝙞𝙫𝙞𝙧.

Os doy las gracias a todos los que seguís al otro lado de la pantalla, cuatro años ya, se dice pronto.

Veamos lo que han supuesto estos últimos 12 meses para Little Black & Silver Dress.

A pesar de las circunstancias os puedo hablar de varios nuevos proyectos, pero vayamos por orden.

Empezamos el año con la inauguración del Outlet de Pequeños Comercios. Un proyecto en colaboración con Magnolia que surge con la idea de ayudar al pequeño comercio a reducir el stock de temporadas anteriores.

Nos llamó la atención la decoración con escobas de la calle Triunfo, pasamos un día en Blanco y Azul, viajamos por las tres capitales vascas, bailamos samba con Ana en su escuela de baile Nushu y celebramos a todo trapo la segunda edición del outlet de pequeños comercios… y de pronto todo se paró.

El villano que arrasa el mundo nos confinó en casa. Llegó el teletrabajo, el deporte en el salón, los aplausos y la música en los balcones, las citas por videollamada…

Los negocios que no eran de primera necesidad permanecían cerrados y no todos iban a poder superar esta situación. Fueron muchas las iniciativas que surgieron apoyando el comercio local y me lancé a aportar mi granito de arena con #hoyabroparati. Videollamadas, horas de teléfono, whatsapp, MD de instagram… todas las herramientas eran válidas para que los pequeños comercios me dieran unas pinceladas de su historia y sus productos.

Un proyecto que se puso en marcha hace un par de años cogió fuerza durante el confinamiento y despegó con fuerza en el mes de Junio. Barrio San Martín, estoy encantada de formar parte de esta iniciativa que me ha dado la posibilidad de conocer y trabajar con gente maravillosa.

Termina el confinamiento. Estamos temerosos, nos da miedo entrar en los comercios, tenemos dudas… la forma de comprar ha cambiado pero hay que reinventarse y se crea Little Magnolia. Es el Outlet de Pequeños Comercios con nombre propio, una ubicación física fija y un escaparate virtual. Un lugar donde los fines de semana se invita a marcas y diseñadores para que expongan sus creaciones. La diseñadora de joyas, Giovanna Bittante, inauguró esta sección.

Los eventos presenciales se habían cancelado pero con mucho esfuerzo y trabajo por parte de la organización pudimos asistir al desfile de Matsu Studio en el GDM San Sebastián Moda Festival.

Me encantó la frase de Guille Viglione ‘Los escaparates alumbran mi calle mucho más que una pantalla. Que no se apaguen’ que inspiró a Oihana de Tocados Oh.

Y aquí me tienes, 365 días después, Nochevieja, en un momento perdido entre el aperitivo y las uvas. La última cena del año que espero marque un antes y un después.

Mi deseo para el 2021… despertar de esta pesadilla.

¡Feliz noche y a seguir viviendo!

2 Replies to “Ya tenía ganas de decirte ‘hasta nunca’”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *